EPIGENÉTICA

EPIGENÉTICA

Desde hace un tiempo que se viene ahondando en el mundo del ADN. A medida que la ciencia se ha ido adentrando en este campo han ido descubriendo de las excelencias del funcionamiento de los genes.

Recientemente han descubierto lo que se ha llamado EPIGENOMA, que se refiere a que un mismo diseño genético puede funcionar de forma diferente.

Los investigadores empezaron a descubrir estas diferencias en los gemelos, que aun siendo iguales genéticamente, uno de ellos padecía enanismo.

Hoy se sabe que el genoma humano tiene alrededor de 25000 genes. Cada uno con su función específica, una parte a la producción de energía y otra a la replicación celular.

Para entender la EPIGENÉTICA, probablemente antes haya que conocer lo que es un gen y su funcionamiento para ello daremos una pequeña pincelada.

Empezaremos decir que el GEN es la unidad mínima de herencia biológica, es decir, un gen la parte más pequeña de información que se nos pasa de nuestros progenitores hacia la descendencia, color de ojos, piel, pelo etc.

El ser humano está constituido de células que son la unidad básica donde suceden los procesos vitales. Dentro de estas células hay una parte denominada núcleo que es donde se encuentra el material genético. Pasemos pues a definir este material:

ADN

Son las siglas del ácido desoxirribonucleico, es una molécula con forma de doble hélice, conformada por dos cadenas o hebras compuestas por nucleótidos.

GEN

El gen es un conjunto o segmento de nucleótidos dentro del ADN. Se compone por una serie de bases nitrogenadas que se van combinando entre sí. Así pues, en una cadena de ADN un grupo de combinaciones de esas bases nitrogenadas formarían un gen. Cada gen es responsable de una característica, color de ojos, pelo etc.

CROMOSOMA

La compactación del ADN sería que la daría lugar a los CROMOSOMAS. Cada CROMOSOMA tiene una cantidad de genes que se encuentran en distintas posiciones y formado por ADN. Cuando un CROMOSOMA, aparece duplicado estaría por dos cromátidas y cada una de ellas tendría la misma información, éstas estarían unidas por un centrómero. Incluso se podrían dividir el cromosoma en parte superior y inferior que se denominan brazos.

 

 

Pues bien, todo este complicado proceso se va dando a través de unos procesos que se llaman metilación de ADN, en el que una serie de proteínas que actúan como interruptores capaces de activar o desactivar los genes individuales a través de la metilación del ADN por este medio algunas de las enzimas se adhieren a un compuesto molecular minúsculo un grupo metilo o gen.

Este compuesto es el que puede activar o desactivar los genes aunque el gen permanezca. La forma de ADN de la célula no cambia, esto podría explicar que los gemelos idénticos sean diferentes.

Los recientes estudios demuestran que factores ambientales como el tabaquismo la dieta o la exposición a químicos pueden alterar la forma en la que funcionan los genes. A estos factores ambientales habría que añadirles otros internos del propio organismo como por ejemplo las hormonas.

Otro tipo de hallazgo en esta materia es la herencia. Este tipo de cambios en la activación o desactivación del gen se puede heredar generación tras generación sin afectar el ADN latente.

Esto da la idea de que no sólo somos el producto de nuestro genes, “podríamos tener el poder de guiar nuestro destino genético y tal vez el de nuestros el de nuestros descendientes a través de nuestras decisiones de nuestro estilo de vida”.

 

Visto 181 veces Modificado por última vez en Domingo, 15 Abril 2018 18:24
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios